Noticiero y Más Coahuila

Noticias, cultura y todo lo de su interes.

La digitalización del mundo del trabajo

<![CDATA[

(Expansión) – La aceleración de la transformación digital no se ha detenido desde que inició el confinamiento y todo indica que los negocios se tendrán que seguir reinventando en respuesta a la cuarta ola de COVID-19 en México y a la variante Ómicron. Lo cierto es que la digitalización del mundo del trabajo es una realidad y continuará evolucionando para responder a los nuevos desafíos. Para comprender cómo ha sido este cambio en el mercado laboral en los últimos meses, vale la pena analizarlo desde las dos caras de la moneda, por un lado, de las personas encargadas de la gestión del capital humano, y por el otro, de los colaboradores. Para esto, tomaré como referencia el estudio “Digitalización Laboral en México”, presentado por la Asociación de Internet MX y OCCMundial.

Lo primero es conocer cómo se ha percibido esta conversión en las organizaciones. Son los directivos encargados de Recursos Humanos (RH) los que consideran que la tecnología afectó totalmente los procesos en las organizaciones, en especial, los que laboran en una empresa grande o micro. Esto me permite reflexionar que el cambio no fue igual en todo tipo de empresas, las grandes lo aplicaron drástica e intempestivamente; el proceso no fue sencillo, pero se valieron de una infraestructura más grande y sólida, probablemente, apoyada de un corporativo internacional que marcó la pauta y aplicó la experiencia en diferentes países. En cuanto a las empresas micro y pequeñas, considero que no tuvieron mucha opción, éstas debieron hacer un arduo esfuerzo para incorporar la tecnología lo más rápido posible para sobrevivir a la pandemia. De ahí que hayan incorporado estrategias haciendo el uso de la tecnología, ya sea desde la mensajería instantánea o invirtiendo en una infraestructura de comercio electrónico. En cuanto a la percepción de los empleados, difiere con respecto a lo que las mismas empresas perciben sobre la transformación, pues solo 2 de cada 10 considera que ésta se aceleró totalmente, lo que es entendible, ya que no están inmersos en todo lo que hay detrás para digitalizar la mayor parte de la operación de una organización. Para este grupo, el cambio se experimentó en las reuniones, pasaron de conferencias de presenciales a en línea o videollamadas, también en la comunicación y colaboración entre equipos, además en los cursos y capacitaciones. En cambio, los corporativos vieron más esta transformación digital en las nuevas modalidades de trabajo, home office y esquema híbrido, también en la capacitación y en general, en la implementación de espacios de trabajo digitales. Lo anterior, aunque no fue fácil, resultó en beneficios como ahorro de tiempo, agilización de tareas, automatización de procesos, aumento de la productividad y promoción de la flexibilidad, atributo que ya era una necesidad para las nuevas generaciones, pero que resultó primordial para todos a partir de la pandemia. Y aunque esta conversión se dio de manera vertiginosa y sin tener preparación previa, la capacitación en herramientas digitales debe ser prioridad en las empresas, sea cual sea su tamaño, pues muchos de los colaboradores no habían desarrollado en su vida laboral destrezas digitales, lo cual es un requisito indispensable hoy en día desde los procesos de reclutamiento y selección.

Retomo el estudio mencionado que dice que 6 de cada 10 ejecutivos de RH aseguran que en su empresa han capacitado en el uso de herramientas digitales, principalmente en las relacionadas a la comunicación instantánea en línea, almacenamiento en la nube, organización del trabajo, trabajo en equipo colaborativo y digital, así como en tecnología para la gestión de clientes o fuerza de ventas. ¿Pero qué pasó con la adquisición de habilidades digitales en las personas que perdieron su empleo? La mitad de los participantes en el estudio aseguró no haber tomado acciones de capacitación por falta de dinero, falta de tiempo o porque no lo vio necesario. El otro tanto decidió hacerlo de manera autodidacta a través de tutoriales que ya abundan en redes sociales. Sea cual sea nuestra situación laboral, debemos saber que la adquisición de habilidades tecnológicas, así como de habilidades blandas, es fundamental para responder a las necesidades actuales de las organizaciones, las cuales conservarán o integrarán a los colaboradores que vayan más allá de cubrir los requerimientos del puesto, sino que aporten con su capacidad de adaptarse a los cambios y a los procesos tecnológicos, que seguramente seguirán surgiendo más y más mientras la pandemia no termine. Nota del editor: Sergio Porragas es Director de Operaciones (COO) de OCCMundial. Es Licenciado en Administración de Empresas con especialidad en Finanzas por la Universidad Nuevo Mundo. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN