Noticiero y Más Coahuila

Noticias, cultura y todo lo de su interes.

Matrix, el metaverso e Inteligencia Artificial, ¿realidad o ficción?

<![CDATA[

(Expansión) – Han pasado 22 años desde la primera entrega de “ Matrix ” (1999) y, desde entonces, muchas cosas han cambiado. Para refrescar un poco la memoría, el film protagonizado por Keanu Reeves y dirigido por los hermanos Wachowski , fue una película revolucionaria del siglo XX, la cual nos introdujo, de una forma bastante atractiva, a un mundo virtual creado por las máquinas para controlar a la humanidad. Algo que hasta ese momento parecía muy lejano.

Ahora, dos décadas más tarde, Matrix regresa con su cuarta entrega titulada “ Matrix Resurrecciones ”, y nos vuelve a sumergir en un universo de ciencia ficción pero, al mismo tiempo, nos expone un mundo muy semejante a nuestra actualidad, tanto así que me animo a referirme a ella como una sátira del mundo en el que vivimos . ¿Por qué digo esto? Ahora te lo cuento. “ Matrix Resurrecciones ”, cinta dirigida por Lana Wachowski , introduce a Thomas Anderson (Neo) como un desarrollador de videojuegos. El personaje de Neo es el fundador de Matrix , un videojuego que se crea en un ambiente similar al Metaverso , concepto que irrumpió en la conversación tecnológica durante el 2021 y que generó muchas preguntas, algunas de ellas, incluso, se relacionaron con la ciencia ficción y la posibilidad de que las personas confundan la realidad con lo virtual. Por otra parte, esta trama nos muestra cómo la Inteligencia Artificial (IA) de la Matrix construye un nuevo mundo en donde Neo no recuerda su pasado y en el que su existencia se vuelve una parte vital del equilibrio dentro de la misma. En este punto, vale la pena hacer un paréntesis para destacar que, por primera vez, la IA presenta un conflicto interno y termina dividiéndose en dos bandos: uno en donde experimentan con los humanos como baterías desechables, y otro en el que las máquinas trabajan con humanos para crear un mundo mejor. Inevitablemente, la perspectiva planteada por esta cinta me lleva a detenerme y pensar en la posibilidad de un futuro no muy lejano, en donde las máquinas terminen haciendo la mayor parte del trabajo humano. Al visualizar este pensamiento disruptivo, no puedo dejar de preguntarme: ¿Cómo seremos útiles? ¿Qué relación tendremos con ellas y cómo seremos de valor para el ecosistema de la Inteligencia Artificial? Si bien hay diferentes hipótesis al respecto, puedo decir que el peor escenario que nos podemos plantear, tal vez el más apocalíptico, es que los seres humanos no tengamos utilidad y que la IA nos termine viendo como una amenaza. Pero si nos planteamos el mejor escenario, o al menos uno más positivo, podemos pensar en que nosotros seamos los encargados de agregar valor en el desarrollo y en la evolución de la IA, y que seamos parte fundamental de su crecimiento. En otras palabras, que lleguemos a establecer una colaboración equilibrada con esta tecnología emergente. En cuanto a cómo seremos de valor para el ecosistema de la Inteligencia Artificial, creo firmemente que el gran valor del ser humano son sus emociones, así como toda la información que es capaz de generar, la cual termina convirtiéndose en millones de bits de datos que se vuelcan en un proceso de autorreflexión e identificación de las debilidades y fortalezas. Dicho esto, el siguiente interrogante que me surge al ver la película y que me resulta interesante abordar es ¿qué tan distante está el futuro planteado en Matrix? Para responder a esta cuestión recurro al pronóstico que tienen algunos expertos, quienes sostienen que la Inteligencia Artificial General (un término utilizado para robots o sistemas inteligentes e independientes) puede llegar en los próximos 30 años. De hecho, según AGI , para el año 2050 ya tendremos bots autónomos con la capacidad de pensar, sentir y aprender. Pero, ¿estaremos listos para esa transformación?

Aunque hoy tengamos pocas certezas para poder respondernos este interrogante y para saber cuál será el panorama real en un futuro, lo que sí es un hecho es que el Metaverso ya está aquí y que durante el 2022 será el nuevo Internet para la humanidad, en conjunto con la transición a la criptomoneda. Por lo tanto, para este año podemos esperar vastos avances en el sector de IA y Blockchain . En este sentido, estamos en un punto de nuestra humanidad en donde la tecnología está rebasando nuestra capacidad de adopción, y en donde los avances son cada vez más significativos. Para que nos demos una idea, en 1999, año en el que se estrenó la primera película de “ Matrix” , había 248 millones de personas conectadas a Internet (el 4.1% de la población mundial). En 2021, la cifra pasó a ser de 5,168 millones (el 65.4% de la población de todo el mundo). Y mientras se avanza en el tendido de fibra óptica, grandes empresas ya empiezan a instalar millares de minisatélites para generar una red realmente global. Estas cifras reflejan con claridad que en estos 22 años hemos empezado a vivir con el desarrollo de la tecnología, incluida la Inteligencia Artificial, y que todos, tanto ciudadanos como empresas del mundo entero, la vamos incorporando cada vez más en nuestro día a día. Y es que con el paso de los años la IA ha demostrado que puede ser la solución de muchos de nuestros problemas como sociedad, puede ayudar a masificar la medicina, predecir los lugares más óptimos para la agricultura, así como avances en prácticamente todos los sectores privados y públicos. Entonces, frente a este panorama, ¿qué dice el Conejo Blanco? Nota del editor: Hugo Cen es Fundador de Ai Lab School – Escuela en-línea de programación en Inteligencia artificial, Co-fundador de Digital Lab Agency agencia binacional de marketing digital, Director del comité organizador de Hackity la Liga de programadores en México. Activamente organiza hackathones y eventos de comunidad para desarrollar el talento de programadores Mexicanos. Síguelo en LinkedIn , Facebook y/o en Instagram . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: CNN