Noticiero y Más Coahuila

Noticias, cultura y todo lo de su interes.

ANÁLISIS | Novak Djokovic se fue de Australia, pero continúan las preguntas sobre las reglas que lo dejaron fuera

(CNN) — El torneo de tenis del Abierto de Australia comenzó este lunes sin Novak Djokovic, el mejor tenista del mundo, quien partió la noche anterior en medio de una nube de sospechas del gobierno de que podría incitar a los antivacunas del país.

Djokovic regresó a Belgrado (Serbia) tras perder un recurso judicial contra la decisión del gobierno de Australia de cancelar su visa por motivos de orden público.

Según la legislación australiana, Djokovic puede ser expulsado del país durante tres años, aunque la ministra del Interior, Karen Andrews, no descartó una exención. «Cualquier solicitud será revisada según sus méritos», dijo.

Australia no es el único país que prohíbe la entrada a los viajeros no vacunados que no pueden demostrar por qué no pueden inocularse, pero es el primero que se enfrenta a un objetivo de tan alto perfil.

El primer ministro Scott Morrison dijo que el gobierno estaba protegiendo los sacrificios de los australianos durante la pandemia de covid-19. Pero también estaba protegiendo en parte sus propias perspectivas de cara a unas próximas elecciones federales.

Djokovic regresa a Belgrado, luego de que lo deportaran de Australia

El gobierno de Australia ha promovido la vacunación como una salida a la pandemia, y más del 92% de las personas mayores de 16 años están totalmente vacunadas contra el covid-19.

Tras la audiencia del domingo, el gobierno calificó la expulsión de Djokovic como un triunfo de los australianos de a pie sobre los no ciudadanos que intentan saltarse las normas.

«La idea de que alguien pueda venir y no seguir las normas no es admisible», declaró Morrison a la radio local este lunes.

Pero algunos abogados afirman que la decisión del gobierno de prohibir la entrada a alguien que temen que pueda suponer un riesgo establece un «peligroso precedente» al prohibir la entrada a personas por sus comentarios anteriores o por la suposición de que planean causar problemas.

Mientras tanto, los defensores de los refugiados temen que la salida de Djokovic desvíe la atención de las personas que siguen viviendo las consecuencias de las políticas de inmigración del gobierno: los refugiados que se encuentran en el centro de detención donde estuvo.

Djokovic, una superestrella detenida

Australia fue uno de los primeros países en cerrar sus fronteras en marzo de 2020 a medida que se extendía el covid.

Muchos ciudadanos australianos se vieron bloqueados por los límites de los vuelos de pasajeros, mientras una comitiva de celebridades encontró de algún modo la forma de entrar. Cuando el país empezó a reabrirse en diciembre, se impusieron nuevas normas que exigían que todos los recién llegados se vacunaran dos veces, a menos que tuvieran una exención médica válida.

Por eso, cuando Djokovic aterrizó en Melbourne el 5 de enero y alegó que no podía vacunarse debido a una pasada infección de covid-19, los agentes de la Fuerza Fronteriza Australiana actuaron rápidamente. Tal vez demasiado rápido, porque días después un juez dictaminó que al serbio no se le había dado tiempo suficiente para consultar a sus abogados y ordenó que se le restituyera la visa.

Según la legislación australiana, las exenciones médicas solo se conceden a las personas que pueden demostrar que han sufrido anafilaxia tras una dosis anterior, o cualquier componente de una vacuna, o que están significativamente inmunocomprometidas. Djovokic no entraba en ninguna de las dos categorías.

El lunes, tras ser liberado de la detención por motivos de inmigración, Djokovic comenzó a prepararse para intentar conseguir su 21º título de Grand Slam. Pero su libertad se vio limitada cuatro días después, cuando el Ministro de Inmigración, Alex Hawke, revocó su visa y volvió a detener al jugador.

Novak Djokovic durante una sesión de entrenamiento antes del Abierto de Australia 2022 en Melbourne Park el 14 de enero.

En última instancia, el caso de Djokovic no tenía nada que ver con el hecho de que cumpliera los requisitos de entrada en Australia del covid-19. Tampoco parecía ser un problema el hecho de que su declaración de viaje indicara erróneamente sus movimientos en los 14 días anteriores a su llegada a Australia.

En cambio, el ministro consideró que suponía un riesgo para la salud y el orden públicos porque, como deportista famoso que había expresado anteriormente su oposición a la vacunación, podía ser visto como un «ícono» para los antivacunas.

En Australia existe un pequeño pero decidido movimiento antivacunas, que el año pasado celebró protestas en todo el país para manifestarse contra el programa de vacunas del gobierno y las medidas contra la pandemia.

Pero Greg Barns, abogado y portavoz de la Alianza de Abogados Australianos, dijo que la decisión sienta un «peligroso precedente» porque el propósito de la visita de Djokovic era jugar al tenis, no difundir sus opiniones sobre las vacunas contra covid-19.

«Efectivamente, lo que el gobierno está diciendo es que, si eres una persona de alto perfil y tienes puntos de vista particulares con los que el gobierno no está de acuerdo (…), entonces el gobierno se reserva el derecho de cancelar tu visa mientras estás en el país o no concederla».

Novak Djokovic salió de Australia en un vuelo a Dubái 1:25Dureza en las fronteras

Cuando el 6 de enero le cancelaron la visa a Djokovic, se encontró en un entorno desconocido: el primer piso del Park Hotel, un centro de detención de inmigrantes en el centro de Melbourne.

Hasta la llegada del número 1 del mundo al hotel, la situación de los hombres que se encontraban dentro había generado poco debate en el público australiano en general.

Pero la cuestión del visado de Djokovic centró la atención en la política de inmigración de Australia, la misma que ha mantenido detenidos indefinidamente a algunos refugiados y solicitantes de asilo.

«Me preocupa que la atención se desvanezca sobre los refugiados y los solicitantes de asilo ahora que Djokovic se fue», dijo Elaine Pearson, directora para Australia de Human Rights Watch (HRW).

Manifestantes a favor de los refugiados se concentran frente al Park Hotel, donde se alojó el tenista serbio Novak Djokovic.

A los hombres del Park Hotel no se les canceló la visa, sino que nunca se les concedió el derecho a permanecer en Australia en virtud de la política del país de no permitir que los refugiados que llegaron en barco después de julio de 2013 se establecieran en el país. La mayoría eran refugiados que necesitaban protección.

Pero en una entrevista radiofónica este lunes por la mañana, parecía que el primer ministro ya había olvidado, o no sabía por qué estaban allí.

«Quiero decir que no está claro, según mi información, que alguien en ese caso sea realmente un refugiado», dijo Morrison, cuando se le preguntó por los hombres del Park Hotel. «Es posible que hayan solicitado asilo y se haya determinado que no son refugiados y hayan decidido no regresar».

Pearson dijo que los comentarios de Morrison eran una «mentira descarada».

«(Él) debería saberlo mejor que nadie», dijo. «Es un antiguo ministro de Inmigración».

El caso Novak Djokovic “abre un arco en materia de derecho internacional”

Mientras tanto, el Centro de Recursos para Solicitantes de Asilo (ASRC, por sus siglas en inglés) dijo que la declaración de Morrison era «engañosa y falsa».

Durante más de una semana, los refugiados detenidos en el interior del edificio han hablado con los medios de comunicación internacionales sobre su difícil situación, especialmente Mehdi, un refugiado iraní retenido durante más de ocho años que cumplió 24 años durante la estancia de Djokovic.

«Si no soy un refugiado, ¿por qué iba a soportar un tiempo tan difícil de niño si tengo la opción de volver al lugar de donde vengo? Incluso así, tampoco estoy seguro en la detención», tuiteó este lunes.

El gobierno australiano afirma que sus políticas están diseñadas para salvar vidas en el mar, impidiendo que los traficantes emprendan el peligroso viaje con una carga humana que se encuentra desesperada.

Pero no son solo los refugiados los que los abogados temen que estén en peligro. A otros titulares de visados permanentes y temporales se les puede cancelar la visa y están sujetos a detención obligatoria antes de ser expulsados. Para los apátridas que no tienen dónde ir puede significar una detención indefinida.

Según las cifras del gobierno, en el ejercicio 2020-21 se cancelaron 946 visas, en virtud de las disposiciones que permiten al gobierno cancelar los visados por motivos de carácter, es decir, si el titular de la visa ha cometido un delito.

La mayoría de las personas retiradas durante ese periodo procedían de Nueva Zelanda y el Reino Unido tras ser condenadas por delitos de drogas.

Pero las visas también pueden cancelarse si el gobierno sospecha que una persona podría incurrir en una conducta delictiva si se le permite entrar. En el caso de Djokovic, el gobierno pensó que su mera presencia podría fomentar las protestas antivacunas.

La ASRC, el Grupo de Trabajo sobre Cancelación de Visados y el Servicio de Asesoramiento y Asistencia a los Refugiados piden una investigación urgente sobre las cancelaciones de las visas, diciendo que las leyes facilitan demasiado la intervención de los ministros del gobierno y no dan a la gente suficiente poder para impugnar la decisión en los tribunales.

«Hay toda una serie de poderes diferentes con los que el gobierno puede cancelar las visas de las personas», dijo Graydon. «Y la falta de coherencia en el ejercicio de esos poderes va en contra del interés público al que se supone que esos poderes deben servir».

«Incluso si las personas consiguen que se les restablezca la visa, luego puede deshacerse a través de la discreción ministerial», dijo. «Las leyes se estructuraron para ampliar el poder ejecutivo a expensas del control parlamentario y del control judicial de la toma de decisiones».

Fuente: CNN