Noticiero y Más Coahuila

Noticias, cultura y todo lo de su interes.

Lo que pasa por tu mente importa. Cambiar tus expectativas puede significar estar mejor (también triunfar), dicen los expertos

(CNN) — «Pienso, luego existo», la mente sobre la materia, el pequeño motor que pensó que podía: nuestros filósofos, el lenguaje y la literatura apuntan al poder de la perspectiva.

Los psicólogos dicen que esta sabiduría común es correcta: lo que esperas de ti mismo y del mundo tiene un gran impacto en los resultados de tus esfuerzos.

«Desde la perspectiva de la neurociencia, el cerebro creerá todo lo que le digas, correcto o incorrecto», dijo Roseann Capanna-Hodge, psicóloga de Connecticut.

La investigación ha demostrado que este fenómeno puede tener enormes beneficios al abordar una tarea importante o difícil, señaló David Robson, escritor científico y autor de «The Expectation Effect: How Your Mindset Can Change Your World».

Dentro de una mente deprimida: así se siente vivir con depresión (interactivo)

“Sabemos que existe una conexión entre la mente y el cuerpo, que no es ni misteriosa ni mágica, es simplemente cómo tiene que funcionar y que esto en sí mismo está cambiando nuestra fisiología”, dijo Robson al corresponsal médico en jefe de CNN, el Dr. Sanjay Gupta en su podcast, Chasing Life.

Piensa que podrías ponerte al día en una carrera o que tu ansiedad por hablar en público podría ayudarte a tener un mejor desempeño, en muchos casos, indicó Robson.

Los psicólogos están de acuerdo y dicen que redirigir tus expectativas para que funcionen más para ti requiere autoconciencia, autocompasión y resiliencia. Aquí hay seis formas expertas de desarrollar una mentalidad que te empuje hacia el éxito.

Frenar el sesgo negativo

Las expectativas, incluso las negativas, están destinadas a ayudar a nuestros cerebros a navegar en un mundo complicado al simplificar nuestras predicciones de la amplia gama de resultados para cualquier situación, comentó Emiliana Simon-Thomas, directora científica del Greater Good Science Center de la Universidad de California, Berkeley.

Esas expectativas negativas pueden ayudar a anticipar y evitar el peligro, pero no siempre están al día con el contexto que nos rodea, agregó. El sesgo de sentir el peligro a veces distorsiona incorrectamente la forma en que vemos la situación que tenemos por delante.

Y la información inexacta frente a un desafío puede crear sus propios obstáculos.

«Los pensamientos pesimistas realmente te ponen en una posición en la que eres más vulnerable a experimentar ese resultado desagradable o negativo», agregó.

Comunícate mejor contigo mismo

Establecer expectativas más positivas, y con suerte cosechar las recompensas, comienza con la forma en que te hablas a ti mismo, dijo Capanna-Hodge.

Cuando los jugadores de béisbol se acercan al plato, se dicen a sí mismos que la sacarán del parque, dijo, y el resto del mundo debería hacer lo mismo, ya sea que se trate de cambios en la dieta, citas, desarrollo profesional o desafíos físicos.

A veces, sin embargo, esos pensamientos negativos se sienten bastante automáticos. Si ese es el caso, Capanna-Hodge recomienda actividades como la oración, la meditación, el diario y la visualización para estar mejor en contacto con tus objetivos y tener más control sobre cómo piensas en ellos.

Enfócate en el desafío

Tendemos a vernos a nosotros mismos y a nuestros obstáculos de dos maneras, precisó Simon-Thomas. Nuestras habilidades son fijas o pueden crecer, y nuestros obstáculos son una amenaza o un desafío.

Cambiar el enfoque para creer que podemos desarrollar habilidades y ver las dificultades como un desafío que se debe enfrentar en lugar de una amenaza que se debe evitar ha demostrado tener más éxito, aseguró.

«¿Es este un desafío por el que puedo emocionarme tratando de reunir los recursos para lograrlo? ¿O es una amenaza para mi valor como persona?» explicó Simón-Tomás. «Si pudieras relacionarte con esa situación o interpretarla como un desafío, tu respuesta fisiológica te empoderará y te preparará para ser más creativo y efectivo».

Estirar la mentalidad

Una expectativa optimista no siempre significa atarse a un resultado específico, dijo Joan Rosenberg, psicóloga de California y autora de «90 Seconds to a Life You Love: How to Master Your Difficult Feelings to Cultivate Lasting Confidence, Resilience, and Authenticity«.

En cambio, recomienda establecer expectativas que anticipen un resultado positivo, sin ser demasiado duro contigo mismo.

Para probar algo nuevo y desafiante, Rosenberg dijo que tu mentalidad ideal es «Haré lo mejor que pueda y veré hasta dónde puedo hacerlo».

Prepárate para enfrentar los resultados emocionales

La verdad decepcionante es que aquellos que buscan lograr algo nuevo a menudo tendrán que fallar al menos unas cuantas veces. Parte de enfrentar esos desafíos con una mentalidad óptima significa prepararse para enfrentar cualquier consecuencia emocional: ganes o pierdas.

Por lo general, no es la pérdida lo que la gente evita, sino los sentimientos que la acompañan, como el miedo, la ira, la vulnerabilidad, la tristeza y la vergüenza, señaló Rosenberg. Para la mayoría, la peor parte son los sentimientos físicos que vienen con un contratiempo, como el rubor en las mejillas o el corazón acelerado.

Por fortuna, los datos muestran que esas sensaciones tienden a durar no más de 90 segundos, agregó. Prepararte para soportar cualquier emoción y sentimiento desagradable que pueda surgir puede hacer que estés más preparado para enfrentarte al desafío, así como más resistente si no sale como quieres, dijo.

Convierte la decepción en recopilación de información

Posarse sobre esos incómodos sentimientos de pérdida en realidad puede convertirse en una ganancia, agregó Rosenberg.

Ella recomienda que la gente encuentre la oportunidad de encontrar información en la decepción. Tal vez aprendas que necesitas comer algo más sustancioso antes de tu 5K o triatlón, que sus sentimientos de tristeza significan que realmente te importa el tipo de trabajo para el que estabas siendo entrevistado, o que los nuevos amigos con los que has estado pasando el tiempo no te hacen sentir tan bien.

«¿Por qué querrías estar presente en esos sentimientos? Porque es una fuente de información que, junto con el pensamiento y la razón, me ayudará a tomar mejores decisiones en mi vida», afirmó Rosenberg.

Tener expectativas realistas y optimistas no es una panacea para las decepciones y pérdidas de la vida, pero nos prepara mejor a cada uno de nosotros para enfrentar un desafío con nuestros mejores recursos, dijeron los expertos.

Fuente: CNN